Dicen que las cosas buenas de la vida requieren tiempo. Así es el posicionamiento SEO, un proceso que requiere paciencia y persistencia.
Este método puede parecer complejo, pero con el asesoramiento adecuado puede estar al alcance de cualquier empresa.
Si quieres posicionar tu negocio en la cima de los resultados de Google, presta atención a los pasos que debes seguir…

1. Planificación

Auditoría

Es necesario comenzar por una auditoría que nos permita detectar nuestra situación actual. Comprobaremos si aparecen indexadas en Google las páginas de nuestro sitio web, o si tenemos páginas penalizadas. Para ello, podemos utilizar herramientas como Google Search Console o Google Analytics.

Objetivos

Debemos fijar los objetivos a alcanzar, para poder realizar un seguimiento de las acciones y finalmente medir los resultados. Unos objetivos bien definidos siguen la estructura SMART (específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales).

Una vez establecidos los objetivos principales de la estrategia SEO, debemos plantear medidas correctoras en el caso de que los resultados obtenidos no sean los que esperábamos.

Público objetivo

A continuación, debemos definir cuál es nuestro público objetivo. Para ello, podemos realizar una segmentación, por ejemplo con criterios sociodemográficos. Pero también podemos recurrir a estrategias como la elaboración de un buyer persona o un mapa de empatía, que nos permita profundizar más en sus necesidades y preferencias. Esto nos permitirá saber cómo enfocar mejor la estructura de la web.

2. Keyword Research

Una vez definidos los objetivos y la audiencia, conviene identificar el tipo de búsquedas que hace el público objetivo, para seleccionar las mejores palabras clave que posicionen el sitio web y aquellos temas que deberíamos tratar.

Para ello, podemos utilizar herramientas como Sistrix, SEMRush o el Planificador de palabras clave de Google, que nos indicarán el volumen de búsqueda y el nivel de competencia de las keywords. Con otras herramientas como Google Trends o el propio buscador de Google podremos obtener búsquedas relacionadas y entender mejor cómo buscan los usuarios.

También podemos analizar lo que está haciendo la competencia con Ahrefs o incluso realizando una búsqueda en Google y observando cuáles son los primeros sitios posicionados.

Finalmente, deberíamos seleccionar entre 5 y 10 keywords para cada uno de los temas, pudiendo contener temas secundarios de interés.

3. Programación del contenido

Una vez tengamos preparado el listado de temas y keywords, podemos realizar un calendario de publicaciones. Este calendario debería reflejar la siguiente información:

  • Título del post.
  • Fecha de publicación.
  • Estado del artículo (por redactar, borrador, publicado).
  • Keyword principal y keywords secundarias.
  • Extensión (número de palabras que debería contener).

Como mínimo, deberíamos publicar una vez a la semana para permanecer activos y obtener más tráfico.

Además, podemos crear borradores de los artículos y programar su publicación para facilitarnos el trabajo.

4. Optimización del contenido

Redacción

A la hora de lanzarnos a redactar, debemos recordar siempre que escribimos para personas, antes que para el algoritmo de Google. El contenido debe ser creativo (original, sin copiar a la competencia) y relevante (orientado a ayudar a la audiencia).

Respecto a la extensión, el contenido con mayor número de palabras suele posicionar mejor, ya que trata el tema con mayor profundidad. No obstante, debe ser una extensión natural, sin llegar a repetir lo mismo una y otra vez.

Optimización SEO

También debemos optimizar la página para que sea amigable tanto para el usuario como el buscador. Para ello, podemos tener en cuenta los siguientes detalles:

  • Contenido. Las keywords, que aparecerán varias veces en el texto, pueden resaltarse en negrita, cursiva o subrayado.
  • Encabezados.
  • URL.
  • Título y metadescripción. Esta es la información que se mostrará en los resultados de búsqueda. No afecta directamente al SEO, pero sí al número de visitas. Además, si incluimos un call-to-action (conócenos, visítanos…) será más efectivo. El título debe tener un máximo de 70 caracteres, y la metadescripción de 155 caracteres.
  • Imágenes. Debemos nombrar el archivo de forma correcta para que Google comprenda su significado. Por ejemplo, sala-reuniones.jpg. También debemos agregar el texto alternativo (el que aparece cuando dejamos el cursor sobre la imagen). Debemos incluir siempre una palabra clave, tanto para el título como el texto alternativo de la imagen.

5. Medición de resultados

Por último, no debemos olvidarnos de medir los resultados que obtenemos. Aquí nos resulta de gran utilidad vincular el sitio con herramientas como Google Search Console y Google Analytics. Algunos de los resultados relacionados con el SEO que podemos obtener son:

  • Páginas indexadas. Debemos comprobar si todas las páginas de nuestro sitio han sido rastreadas por Google. Con Google Search Console podremos identificar qué páginas fueron indexadas y si algunas presentan errores de rastreo.
  • Tasa de clics (CTR). Utilizando Google Search Console también podremos evaluar la cantidad de clics que recibimos en función de las impresiones, lo que nos indicará cuáles son las páginas mejor optimizadas y más relevantes.
  • Tasa de rebote. Esta métrica nos permitirá identificar aquellas páginas que reciben visitas muy breves, lo que podría significar que no es nada relevante para las búsquedas de los usuarios. Una alta tasa de rebote, además, podría perjudicar al SEO, haciendo bajar posiciones. Podremos obtener esta información gracias a Google Analytics.
  • Sesiones orgánicas. Se refiere a las visitas que recibe el sitio web desde buscadores como Google, por lo que un gran número de sesiones querrá decir que las páginas están bien optimizadas en cuanto a SEO.
  • Duración de las sesiones. También podemos conocer con Google Analytics la duración de esas visitas, es decir, cuánto tiempo han permanecido los usuarios consumiendo nuestros contenidos. De nuevo nos proporcionará información importante sobre la optimización de nuestra web, ya que una larga duración indicaría que el contenido es relevante para los usuarios.
¡En posición! Realiza tu estrategia SEO en 5 pasos